La Meditación nos Ayuda a Sentirnos y Observarnos sin Juzgar.

 

Hay tantas visiones como experiencias de lo que es meditar. Solo les puede decir lo que es para mí. Es sentir mi ser en quietud, paz y amor, sin responsabilidades, exigencias ni roles y ala vez con todo eso. Es vivir la experiencia que soy todo más allá de mi cuerpo físico.

Puedo llegar ahí cuando armo mi propio espacio sagrado. Prendo una vela, un incienso, y me siento en un espacio cómodo. Pongo mi atención en la sensación de la respiración en mi cuerpo. Como entra y sale el aire. Pongo la intención en exhalar las tensiones, preocupación y pensamientos. Quedándome en el aquí y ahora. Cuando lo práctico varias veces puedo comenzar a mirar que he estado sintiendo, liberando esa tensión o emoción. Puedo mirar que estoy viendo, como estoy actuando. Sin juzgar solo observando, desde la compasión.

Meditar es conectarse con ese ser espiritual que esta dentro de nosotros y es mucho más que nuestra identidad o nuestros roles. Jung le llamo a la persona, la identidad, roles y todo eso, el Ego. El ego es la forma de manifestación y evolución de nuestra alma en el planeta. Y a veces cuando nos identificamos mucho con el ego, éste puede ser nuestra prisión. Pero ojo con invalidarlo porque gracias a el nos comunicamos y tenemos una vida en la tierra.

Meditar es ser capaz de separar el Ego del ser que soy. No soy solo ego, soy alma también. Observar ese ser que estoy siendo en la vida en relación a mis metas y deseos, en relación a como me relaciono con otros, etc. Puedo conectar con el ser interior que está más allá del Ego.

La meditación también nos ayuda a enfocar la mente. Cuando meditamos el sostener nuestra atención en la respiración, o en la llama de una vela, nos enseña a dirigir y mantener la atención centrada en una sola cosa y nada más. Esta es la meditación llamada Mindfulness. Es una meditación en que nos centramos en una sola cosa.

Decimos que la meditación nos ayuda a conectar con el ser interior identificando nuestros pensamientos, estados de ánimo, nivel energético de nuestro cuerpo y sensación física. Aprendemos a observarnos en todos esos niveles, reconociendo el ser que somos sin juicios ni velos. Es en ese sentido que la meditación nos ayuda también a despertar nuestro ser.

La meditación nos ayuda a aceptar también nuestras luces y sombras. Aprendemos a sentirnos y observarnos sin juzgar. El término de luz y sombra surge de Jung, de lo que vemos esta en la luz, lo reconocemos como parte nuestra. La sombra es lo que esta en la oscuridad, lo que no reconocemos o no queremos reconocer como nuestro. Todo eso que nos da miedo reconocer es parte de la sombras, los miedos, las heridas, pensamientos, creencias, historias, etc. Muchas veces la mantenemos guardada y la arrastramos y esta detrás de nuestras conductas y relaciones. Cuando meditamos nos encontramos con la luz y la sombra. Aparece lo que queremos reprimir sin juzgar. Solo mostrando que es una parte de nosotros.

Meditar es observarnos con todo lo que somos, nuestra personalidad o ego, con nuestros roles, emociones, conductas y nuestro cuerpo y distanciarnos de todo eso, tocando algo más grande que es nuestro Ser. Meditar es llegar finalmente a estar en nuestro ser.

Algunos tips de meditación:

  • Busca un lugar que te acomode y que nadie te pueda molestar. Utiliza ese mismo espacio siempre para meditar. Ojala en ese espacio haya siempre un vela o algo que lo identifique como un lugar especial para ti.
  • Si quieres puedes utilizar música para meditar y relajarte, meditación guiadas o simplemente el silencio. También puedes observar la llama de una vela, un punto en tu horizonte o bien tu atención en la respiración.
  • Siéntate en una silla alta o más baja para estar más en contacto con el suelo. Lo importante es que al meditar te sientes cómodamente con la espaldar recta, de manera que la respiración pueda fluir en tu cuerpo y puedas poner la atención en otra cosa.
  • Las primeras veces te sentirás inquieto al meditar, tente paciencia es parte del desafío.
  • Cuándo estés meditando si viene algún pensamiento déjalo ir, sin criticarte, obsérvalo y lo liberas volviendo poner tu atención en la respiración o la llama de una vela.

Se cariñoso y paciente contigo mismo cuando medites y siempre.

Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Cambiar )

Connecting to %s