Mitos de la meditación

Personalmente llevo años meditando. Y en mi camino he aprendido y experimentado varios tipos de meditación. Al comienzo le tenía terror, creía que con mi mente tan activa no podría.  Hoy después de años, he ido sintiendo con mayor claridad los beneficios de la meditación.
También he ido entendiendo las distintas prácticas de meditación y para que son. 
Pero primero quiero hablarles de los grandes mitos de la meditación:

Meditar es dejar la mente en blanco

Somos seres humanos y vivimos en la tierra, tenemos responsabilidades, deberes y millones de cosas que hacer cotidianamente, es imposible que no tengamos pensamientos.  Solo los monjes budhistas pueden lograr tal nivel de silencio mental.  Nuestra mente esta en el pasado, y en el futuro, entonces uno de los objetivos primordiales de la meditación es estar en el presente.

La meditación no es para mí porque no puedo quedarme tranquila.

Justamente ese es otro de los objetivos de la meditación, estar en el presente, en calma y quietud.  Uno de los grandes beneficios de meditar es reducir los niveles de ansiedad y estrés, llevando al cuerpo, la mente y emociones a la calma.  Existen distintos tipos de meditación que pueden ayudar a encontrar la calma y la quietud más rápidamente y de forma amigable. 

Meditar requiere de un camino espiritual.

Las creencias o estilos de vida no tienen relación con la práctica de meditación.    Porque finalmente el meditar solo involucra observar y soltar los pensamientos, dándonos cuenta de la discordancia de lo que creemos con lo que sentimos.  Y la esencia de la meditación es conectarnos con nosotros mismos, con ese ser que existe más allá del cuerpo físico, más allá también de los pensamientos, y emociones.   

Puedes realizar una meditación y algunos ejercicios de meditación en cualquier momento del día o lugar.  No requiere de ninguna exigencia más que encontrar un lugar donde puedas sentarte cómodamente.  

Además no necesitas nada para aprender a meditar, todos llegamos a la práctica sin saber.

Para meditar hay que estar completamente solo.  

Hay distintos tipos de meditación.  Muchos de ellos implican estar en un espacio tranquilo, esto no quiere decir que uno tenga que estar en completo silencio.  No es necesario irse a algún retiro para practicarla.  Puedo elegir una habitación o un lugar en que pueda estar normalmente más tranquil@ y comód@.  Además hay meditaciones que se pueden realizar con música y cantadas, y eso ayuda a mantener la atención en la práctica de meditación.  

Es difícil aprender a meditar.

Como toda práctica requiere un esfuerzo de nuestra voluntad.  Pero es importante que la práctica te lleve a espacios de paz y calma desde un principio.  Por eso te sugiero y recomiendo buscar meditaciones guiadas que puedas encontrar en youtube, aplicaciones de celular, en donde vayas aprendiendo distintas formas y prácticas de meditación que se ajusten a tus necesidades para que encuentres la calma.

Cada cierto tiempo hago sesiones y/o cursos de meditación.  Revisa mi agenda en la web.  También puedes pedirme una sesión individual para enseñarte a meditar.

Meditar es buscar estar en el presente.

Existen distintos tipos de meditación que te llevan a distintas experiencias.  Actualmente estoy meditando para conectar con mi ser más profundo, para estar centrada y encontrar la paz en mí misma.  Pero también hay tipos de meditación que nos ayudan a elevar nuestra conciencia y conectar con otros tiempos del universo o de nuestras vidas.  Hay otras que nos ayudan a soltar energías pesadas que alivianen nuestro cuerpo energético y por ende nuestro cuerpo físico.   

Es importante que te escuches en el llamado a meditar.  ¿Qué es lo que estas buscando cuando sientes ese llamado?

Lo fundamental es comprender que la práctica de la meditación esta al servicio de uno, y que el objetivo primordial es encontrar la paz y bienestar.  

COMPÁRTELO EN TUS REDES

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email